Érase una vez una historia de RRHH

“Me voy aquí te dejo mi carta de renuncia”. Es lo que dijo Pedro extendiéndome un sobre blanco en mi despacho. Me pareció oír que seguía diciendo que había sido un placer trabajar con nosotros, pero que le habían ofrecido algo que no podía rechazar… ¿el resto de la conversación? No lo sé, se me Leer más …